Inicio Microrrelatos Superviviente

Superviviente

Y dio otro bocado. Nada extraordinario. Apenas un mordisco en la zona tumefacta. Había calculado que a ese ritmo tendría carne para una, quizá dos semanas más. Ya no sentía dolor, y el hambre se aplacaba comiendo varias veces al día, de a poco. Quizá antes de devorar algún órgano vital lograrían rescatarlo, se decía. La carne pegada al hueso era la más sabrosa, así que la roía con entusiasmo. Al séptimo día divisó un barco en el horizonte. Quiso hacerle señales con un muñón. Resignado, golpeó su cara contra una roca para engullir sus ojos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies