Inicio Microrrelatos Sueños

Sueños

Ha sido una pesadilla horrible. Preparo café muy caliente para entrar en calor, pero no me atrevo a tomarlo. En mi sueño perdía todos los dientes, y las encías se abrían y sangraban sin parar. Recuerdo que intenté poner mis dos manos sobre la boca, tratando de evitar que los dientes saltaran al exterior, como palomitas de maíz.
Sí, claro que lo he hecho, claro que lo he comprobado, por supuesto que he buscado cicatrices, heridas, restos del desembarco. Nada. Y el caso es que siento como si los dientes estuvieran unidos a las encías por un diminuto e invisible hilo, y pienso que en cualquier momento puede ocurrir una desgracia. Me beberé el café, a ver si logro eliminar este sabor a sangre, ese dulzor amargo. Buf. Se ha enfriado. Me llevo la taza al cuarto de baño y ensayo sonrisas y gestos frente al espejo para la reunión de esta mañana: ahora una sonrisa franca, ahora una leve mueca, me pongo interesante, una sonrisa tímida. Bien.
Voy al trabajo en metro y repaso mentalmente la exposición. Dejaré boquiabiertos a los socios árabes. “Cuentas saneadas”, me repito a mí misma como un leitmotiv. En la oficina está todo preparado. Unos 20 minutos de inputs, outputs y prospectivas. Aplauso final. Creo que lo he hecho bien.
Cuando termino, alguien me ofrece un pañuelo. Estoy sangrando por la boca.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies