Inicio Microrrelatos Simetrías

Simetrías

Las dos entran en el portal, escondiéndose de la luz de la luna. Solo unos minutos antes, David la había acompañado hasta la Plaza del Oeste y se había despedido con un beso: “Hoy no te llevo a casa, que mañana me levanto pronto”.

Ella no insistió. Marcó el número y dijo: “Ya se ha ido. Voy para allá”. Cuando se encontraron, se abalanzaron la una sobre la otra. Se besaron, se tocaron, juntaron sus cuerpos como en un espejo.

Cuando empezó a amanecer, se separaron. Ella llamó a David para desearle buenos días.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies